En los años 90 la utilidad de un móvil era exclusivamente para llamar y recibir llamadas, esa novedad parecía marciana: ¿Cómo vas a llamar sin cables y en medio de la calle y a cualquier punto del planeta? Esto es algo que lo vemos como algo normal y que la juventud del siglo 21 ha nacido con ella.

Pero los tiempos cambian y lo raro es ver a alguien si un teléfono móvil. Hoy en día los teléfonos no se utilizan tanto para lo que se utilizaba en los 90 o a principio del siglo 21, para lo que más se utiliza es para estar conectados a internet.

Los móviles de hoy en día llevan la última tecnología y están conectados a internet continuamente. Las compañías telefónicas lo llaman tarifa de datos, y con esta se frotaban las manos, pero tras el incremento de utilización de la tarifa de datos y la competencia de compañías, se vieron obligadas a bajar los precios. Hasta hoy. Las compañías han visto el cielo abierto con la llegada del 4G.

La red de cuarta generación nos permite alcanzar velocidades de descarga de hasta 150 Mbps, dicha velocidad ira llegando poco a poco a  los usuarios Españoles ya que en otros países como Brasil, México entre otras, y en España ha sido Vodafone el operador que ha comenzado a ofrecerlo a sus clientes de forma limitada.

¿Algún pero? Desde luego, Vodafone ha anunciado que su intención es cobrar la friolera de 9 euros al mes por la cobertura 4G.

¿Realmente necesitamos el 4G? Esto es un gran dilema para los usuarios ya que los planes de 3G se están quedando cortos con los móviles y plataformas tan potentes y los usuarios continuamente conectados a internet y consumiendo datos, y llega una oferta con mas caudal que es la que va a contratar todo el mundo en poco tiempo y ocurrirá lo mismo que con la cobertura 3G.

Para el uso que le da el 80% de los usuarios que disfrutan de las redes sociales, hablan con los amigos, ven o descargan videos y poco más. ¿Creéis que el 4G es realmente una necesidad?