Hemos recibido una unidad del ZTE Open, el primer terminal con Firefox OS, y hemos procedido a testearlo.

Desde la propia caja en la que viene el Smartphone hasta el propio teléfono vemos que el aspecto visual ha sido bien cuidado, aunque para gustos colores (azul, naranja, blanco y negro para ser exactos).

Una vez sacamos el móvil vemos que viene acompañado del equipamiento típico de estos casos, una batería, la tarjeta SIM (de momento solo de Movistar), una tarjeta de memoria micro SD de 4GB, unos auriculares Jack 3.5 mm y un cable USB/micro USB que, como está de moda ahora, hace las funciones de conexión/carga conectándose al adaptador de corriente también incluido.

Una vez encendemos el terminal por primera vez vemos que Firefox OS nos pide la configuración de idioma, datos, wifi, fecha y hora, además de darnos la posibilidad de importar contactos desde la SIM o Facebook; después de esto que apenas nos toma un par de minutos se nos muestra un breve tutorial para aquellos usuarios a los que está destinado el teléfono, aquellos que se inician en el mundo de los Smartphones.

El tiempo de encendido más allá de la primera vez es bastante lento, en torno a 40 segundos, aunque Firefox OS ha añadido una bonita animación del zorro de fuego para matar el tiempo.

En cuanto a nivel Hardware el terminal es limitado, lo que se entiende por su precio 69€ con 30€ de saldo con prepago o gratis con cualquier tarifa de datos.

 La cámara no es tan mala como el precio nos hace pensar 3.2 Mpx (aquí un ejemplo) pero con mala luminosidad apenas se distingue algo ya que no tiene Flash lo que se suma a la falta de zoom digital, la grabación de vídeo se hace a 15 fps en formato 3GP.

La pantalla de 3.5’ es HVGA TFT con una resolución de 320 x 480 px y es uno de los dos principales motivos de mi mala opinión sobre el modelo, cuenta con función multitoque (aunque solo le he visto uso en HERE Maps) y la mala respuesta táctil hace insufrible la tarea de enviar un mensaje de más de 30 caracteres, teniendo en cuenta que además el teclado táctil no permite la posición horizontal en algunas aplicaciones.

El altavoz trasero, por donde se reproduce la música nos permite el disfrute de la misma con una buena calidad si bien no de mucha potencia, esto hará que se necesite el uso del modo vibración para advertir las llamadas entrantes en ambientes ruidosos.

El único núcleo es de 1GHz y cuenta con 125 Mb de memoria RAM teniendo una memoria interna útil de 149 Mb. El corazón del ZTE Open es sencillamente muy corto en especial su RAM que hace imposible mantener la cordura trabajando con más de dos aplicaciones abiertas. En contraposición a esto su pequeña memoria interna puede parecer una tortura pero es sobradamente más de lo necesario, que es nada, ya que Firefox OS trabaja con HTML 5, todo está en la nube y todo corre en el lado servidor sin descargas atajando el problema de la falta de memoria que son pan de cada día incluso en terminales de gama media.

La batería no tiene una gran duración y nos llevará a hacer uso de cargadores de coche o a la compra de una segunda batería si queremos usar el GPS o conectarnos a Internet en una escapada a la playa, sin embargo para un uso normal diario solo será precisa una carga cada 36 horas aproximadamente, al menos, en un principio.

Si nos conectamos a Internet tenemos varias opciones de conexión a elegir:

Wifi: con la opciones de conexión WPS pulsando el botón de encendido o por pin y la de unirse a una red oculta.

2G.

3G.

También podemos hacer que nuestro ZTE Open funcione como punto de acceso con seguridad WEP WPA2 o abierta incluso para proveer de internet a dispositivo conectado por USB.

El terminal cuenta con GPS y AGPS.

Para los “expertos” en redes diré que Firefox OS no permite en absoluto la configuración del protocolo TCP/IP ni el establecimiento de conexiones seguras VPN si bien puede establecerse la salida por un proxy http (también en AGPS).

He dejado para el final, adrede, el análisis de lo que es propiamente Firefox OS, el motivo de esto es que he creído necesario explicar que la respuesta táctil y la escasa potencia del terminal de ZTE han empañado mi experiencia con este nuevo sistema operativo.

Soporta los formatos de vídeo 3GP y MP4, también el de audio más común MP3, pero no así videos calidad HD.

Entre las aplicaciones de redes sociales he probado las 3 que vienen preinstaladas en Firefox OS:

– La aplicación de Facebook no está mal, el chat nos permite el formato apaisado del teclado lo que es un alivio.

– La app de Tuenti es muy cómoda y aventaja a su homóloga de Android en que permite la visita del perfil pero cuál es nuestra sorpresa al descubrir que no cuenta con chat.

Twitter funciona a la perfección tal como lo haría en cualquier móvil Android.

En cuanto a apps se refiere debo mencionar una enorme ausencia: Whatsapp. La que quizás sea la aplicación más usada no aparece en Firefox OS, tampoco así su gran rival, Line o la alternativa de Google Hangouts. Espero equivocarme al afirmar que esto es una clara forma de promoción del cliente de mensajería instantánea Joyn, del que Movistar es uno de sus creadores.

El gestor de correos es correcto, fácil de usar e intuitivo.

El navegador de Firefox OS, como nos tiene acostumbrados, es muy cómodo y su forma de manejar varias pestañas es magistral (algo que muy pocos navegadores para móviles pueden decir), además solo necesitas un par de segundos para borrar el historial y las cookies. Es posible añadir enlaces a páginas  en el escritorio.

Los reproductores multimedia, calculadora, calendario y demás aplicaciones básicas son sencillas y bastante funcionales. Opciones de compartir por correo, bluetooth y Twitter en las fotografías y los vídeos al acceder a ellos desde la galería.

Cuenta con la posibilidad de desvío de llamadas según si el teléfono se encuentra no disponible, si no se responde, si está ocupado o siempre.

Una de las cosas que más llaman la atención de Firefox OS es que la primera vez que usamos muchas de las aplicaciones nos pregunta si deseamos compartir nuestra posición y es que en ajustes tenemos la opción “no quiero ser rastreado” que evita nuestro rastreo de todas las apps y webs.

Aparece una gran cantidad de categorías que es posible añadir a la página de app sugeridas de filtrado de aplicaciones tales como fitness, universidades, zapatos o Google.

Durante el uso he detectado algunos errores (normales teniendo en cuenta que hablamos de la primera versión de Firefox OS) tales como que la barra deslizante superior, donde se muestran las opciones de red y las notificaciones entre otras cosas, es muy fina y necesita de precisión para ser clicada; Windows 7 Ultimate no siempre reconoce el dispositivo y no viene ningún driver en la caja del ZTE Open; a veces al realizar alguna acción se muestra un retraso gráfico pero si haces un segundo toque estás clicando la aplicación que esté en esa posición del escritorio, y lo último y espero que fuese algo puntual usando el navegador el SO ha crasheado provocando un reinicio del sistema.

En términos generales me parece que las grandes deficiencias del ZTE Open nublan la salida de Firefox OS haciendo que lo que podía haber sido un gran éxito nos deje con una sensación de indiferencia absoluta con algunos rayos de esperanza, aunque por otro lado “menos da una piedra” teniendo en cuenta que el terminal es casi gratuito. En resumen Firefox OS ha hecho un buen trabajo (con aún muchas cosas que irán puliendo) y ZTE no ha estado a la altura en absoluto, creo que debían haber incorporado el sistema operativo a un terminal al menos de gama media para presentar debidamente Firefox OS si bien el zorro en llamas ha demostrado que es capaz de funcionar en cualquier aparato correctamente.