Campañas de pago por clickTodos sabemos que los principales buscadores de Internet tienen las primeras posiciones reservadas para campañas de pago por click, es decir, son anuncios en el buscador, nosotros pagamos a la empresa del buscador una cantidad de dinero y nuestra página web se ubica en las primeras posiciones por encima del posicionamiento natural de las demás, según las palabras clave que hayamos elegido, cada vez que alguien hace click sobre ella y nos visita, ese dinero se va consumiendo, una vez agotado nuestra página web solo se nuestra en su posición natural de dicho buscador.

Pues bien, estas campañas de pago por click no están reguladas por ley, con lo que los buscadores establecen sus propias reglas, dando múltiples escenarios que pueden incurrir en un daño a las marcas de las empresas. La cuestión es que los buscadores normalmente permiten la compra de palabras clave de la competencia siempre y cuando, estas no se usen en los anuncios, pues esto incurriría en un delito de publicidad engañosa. Sin embargo, un anunciante podría hacer un uso inadecuado o mal intencionado de una de las opciones de estas campañas de pago por click, conocida como Inserción Dinámica de Palabra Clave o Keyword Insertion, la cual automáticamente incluye la consulta de búsqueda de un usuario en el título o la descripción, o incluso la URL visible, dependiendo de en qué parte del anuncio se haya implementado esta funcionalidad. Si se nos “olvida” quitar la Keyword Insertion, y mi título se compone de “Keyword: Mi Marca”, entonces mi anuncio podría mostrarse en las búsquedas de la Marca de la Competencia con Mi Marca “sin que yo haya tenido el objetivo de usar publicidad engañosa”, y como los buscadores ven “Keyword: Mi Marca” no percibe que se esté haciendo un mal uso de su política de marcas.

Este posible escenario lleva a las empresas a comprar sus propias marcas en las campañas de pago por click, a pesar de que su posicionamiento natural sea el primero en el buscador, para así evitar el posible daño que se pueda hacer a su marca. Pues a pesar de que estos casos han sido llevados en multitud de ocasiones a los tribunales, las sentencias no son siempre justas dado el vacío legal en el que nos encontramos.

¿Qué podemos hacer para no tener que comprar nuestra propia marca en las campañas de pago por click?

Pues podemos registrar nuestra marca en los buscadores, por ejemplo en Google, evitando que nuestra competencia intente beneficiarse del escenario descrito anteriormente, y no se pueda usar nuestra marca para mostrar un anuncio ajeno. Una opción fantástica, si no fuera porque luego podrías encontrarte que ni tu mismo puedes usar tu propia marca, y los buscadores podrían rechazar tus propios anuncios y tus palabras clave por uso ilícito. Para evitar esto deberás mandar un formulario al buscador (en Google) para incluir la ID de tu cuenta, y así evitar la restricción aplicada.

Si no te gusta esta solución siempre puedes recurrir a los tribunales, pero si buscas sentencias de este tipo de casos te darás cuenta que no se tienes garantías del resultado del mísmo.

Las leyes siempre salen a posteriori de las circunstancias y si hablamos de Internet y el Marketing  parece que no llegan nunca, ni aunque las circunstancias perjudiquen a gente y empresas a diario, encontrándonos normalmente en vacios legales.

Por: David