Coches hackeadosAunque no lo queramos la tecnología se abre paso en nuestras vidas poco a poco, normalmente es algo positivo que nos hace la vida más cómoda pero no se puede negar que también tiene un aspecto negativo muy serio, y es que toda la tecnología que incorpore aspectos informáticos es sensible a un ataque de terceros.

Se pueden hackear ordenadores, smartphones, cajeros automáticos incluso dispositivos cardiacos, hazaña realizada por el hacker Barnady Jack, quien murió sin causas aparentes el jueves pasado a los 35 años de edad. Utilizo la palabra hazaña pues trabajaba como consultor de grandes empresas de seguridad informática y gracias a él tenemos dispositivos médicos más seguros. Pues bien, lo último son los coches hackeados.

La informática aplicada al automóvil ha revolucionado el sector, proporcionando coches más eficientes y seguros, gracias a que su ordenador de abordo realiza múltiples tareas que solo apreciamos mediante una experiencia de conducción mejorada, pero todas las ventajas que ofrece la informática tienen un precio, coches vulnerables a ataques informáticos.

Dos famosos hackers; Charlie Miller, Ingeniero de Seguridad de Twitter, y Chris Valasek, director de seguridad de IOActive, gracias a una beca proporcionada por el gobierno de los EE.UU, han conseguido hackear el Toyota Prius y el Ford Escape tras varios meses de investigación. El informe de la investigación será presentado en la conferencia Def Con, que se celebrará el 2 de Agosto en las Vegas, este informe de cien páginas es la primera publicación de cómo hackear automóviles, y en él se explica cómo consiguieron entrar en el software de los vehículos haciéndose con un control casi total de ellos. Los expertos en seguridad informática consiguieron:

 –        Tocar el claxon incluso con el motor apagado.

–        Evitar que el coche se apague.

–        Cambiar los indicadores de velocidad y nivel de gasolina

–        Obligar al motor a acelerar

–        Apagar y encender las luces cuando están en modo automático.

–        Desactivar los frenos.

–        Frenar de pronto a 128 Km/h.

Por suerte para las compañías, para realizar todas estas acciones los investigadores tenían que estar dentro del coche con el ordenador conectado a su cableado, por lo cual Toyota comunico que el hecho no era realmente preocupante.

Suponemos que por esta circunstancia el trabajo podrá ser presentado, no como otros que han sido censurados, como por ejemplo la investigación de Flavio García, investigador de la universidad de Birmingham, sobre la seguridad de las llaves de los vehículos del conglomerado Volkswagen, en la cual descubrió el algoritmo que permite identificar la llave asociada con cada coche. Este sistema llamado Megamos Crypto, es usado por millones de coches en todo el mundo, lo que obligo al grupo Volkswagen solicitar a la justicia la prohibición de la publicación del informe.

Nadie duda que censurar un informe es mucho más fácil y económico que retirar millones de coches del mercado, pero nos abre la puerta a un gran debate filosófico, que los hackers de todo el mundo esgrimen con bastante sentido, conocer las vulnerabilidades de nuestra seguridad informática nos permite poder tomar las medidas necesarias para evitarlas. En este caso, si no sabemos las vulnerabilidades de nuestro coche a ciertos ataques informáticos no podremos tomar medidas, ni tampoco pedir responsabilidades a las compañías.