Un grupo de investigadores quisieron saber como genera iOS la contraseña WPA2-PSK al compartir el Wifi en nuestro iPhone. Aparentemente la genera de forma aleatoria, después de lanzar 250.000 veces la red Wifi, comprobaron que la contraseña se genera con 1.842 palabras diferentes del ingles.

Algunas de estas palabras las genera con más frecuencia que otras, por lo que se puede crear un fichero con estas posibles palabras. Solo habría, teniendo este fichero, hacer un ataque de diccionario capturando la comunicación de un cliente cuando esta estableciendo la conexión. Se estimado tiempos en romper la clave Wifi de 20 segundos a 5 minutos. Existe una aplicación que te ayuda a generar el fichero llamada iOS App HotSpot Cracker.

En nuestro iPhone se puede  cambiar la contraseña a una personalizada. Si se cambia la contraseña, no se podrá romper la clave con esta técnica, así que os aconsejamos que se cambie y no se deje la que nos da iOS.