El grafeno revolucionará la informáticaGrafeno, el material más prometedor del siglo XXI, todos hablan de las propiedades maravillosas de este material, como son la alta conductividad eléctrica y térmica, alta elasticidad, alta dureza, alta resistencia (es unas 200 veces más resistente que el acero siendo muchísimo más ligero), el efecto Joule (calentamiento del material cuando es atravesado por la electricidad) es bajo, consume menos electricidad que el silicio al realizar la misma tarea, es prácticamente transparente, puede generar electricidad ante una exposición solar, etc… Unas propiedades impresionantes para un material que solamente es una lamina de carbono de un átomo de espesor que saca de la punta de un lápiz con ayuda de una cinta aislante, bueno esto no es totalmente cierto, pues su producción es muy compleja y es el problema al que se están enfrentado los investigadores en los últimos años, pero básicamente es eso, una red bidimensional de átomos de carbonos con una estructura hexagonal descubierto por Andrei Geim y Konstantin Novoselov por su descubrimiento, en 2003, por el cual fueron galardonados con el Premio Nobel de Física el 2010.

Todas estas propiedades y su obtención a partir de materiales muy abundantes basados en carbono hacen que los investigadores sigan buscando todo tipo de aplicaciones. Y por supuesto la tecnología informática se podría beneficiar increíblemente de este material, tanto que podría suponer el fin del silicio como base en la fabricación de microprocesadores y otros microcomponentes, y es que los componentes electrónico fabricados con grafeno serian más rápido, más sostenibles y “mas verdes”, dado que actualmente se utilizan los componentes electrónicos usan metales pesados y tierras raras difíciles de encontrar y muy contaminantes.

La combinación de grafeno con metales ferroeléctricos  permitiría que hubiera una mayor cantidad de componentes en un menor espacio y con menor gasto energético, toda una revolución en la fabricación de dispositivos informáticos. El equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts trabaja en un nuevo sistema formado por un panel de grafeno emparedado entre dos capas de material ferroelectrico donde se controlan las oscilaciones de electrones entre ellos con frecuencias comprendidas entre el espectro del infrarrojo lejano y las microondas para una nueva generación de dispositivos informáticos, conectados mediante cables de fibra óptica y microprocesadores fotónicos, basados en la transmisión de luz en vez de electricidad como los actuales. Este sistema podría suponer un cambio en la forma de leer y escribir información en formato electrónico con dispositivos mucho más rápidos, más pequeños y que necesiten menos energía para su funcionamiento.

El equipo de I+D de Samsung está realizando estudios sobre microprocesadores basados en el grafeno, en sus primeros informes han declarado que se podrían conseguir microprocesadores de hasta 300GHz, un salto gigantesco en comparación con la última tecnología actual la cual ha conseguido chips desbloqueados que alcanzan los 5GHz, y solamente mediante refrigeración con nitrógeno liquido y técnicas muy avanzadas de overclocking se ha conseguidos chips con velocidades de 7 u 8 GHz.