Duro golpe a las descargas ilegalesLas presiones de las entidades de propiedad intelectual sobre las grandes compañías de internet, no consiguen exactamente lo que solicitan, como fue la negativa de Google a eliminar las entradas de su buscador de las páginas web de descarga de contenido fraudulento, pero si consiguen avances en su lucha contra la piratería y la falsificación. Grandes empresas de Internet como son Google, Yahoo!, Microsoft, AOL o Condé Nast, entre otras, se han unido para dar un duro golpe a este tipo de páginas, que tanto daño hacen a la propiedad intelectual dada sus descargas ilegales de contenido.

Las páginas de descargas ilegales son gratuitas para los usuarios, siendo su única fuente de ingresos la publicidad en la mayoría de los casos, por ejemplo gracias a Google Ads, pues bien, esta fuente de ingresos se va acabar. Estas grandes compañías de internet se han unido voluntariamente a la normativa elaborada por la IAB, la mayor asociación de publicidad del mundo, por la cual se comprometen a retirar la publicidad que aparecen en las webs que se distribuye software pirata, descargas ilegales, material de falsificado o drogas.

Los firmantes romperán el acuerdo publicitario cuando haya una denuncia contra la web y una investigación interna compruebe que efectivamente ese sitio distribuye material ilegalmente.

Este compromiso ha sido muy bien acogido por el gobierno de los EE.UU, en el blog de la Casa Blanca se podía leer: “La noticia de hoy es un buen ejemplo de cómo el sector público y privado pueden trabajar para combatir la piratería y la falsificación, mientras que se sigue promoviendo la innovación para la protección de un Internet abierto”. “Apoyamos la iniciativa de las empresas de establecer unos estándares para combatir la piratería en Internet y la falsificación mediante la reducción de los incentivos financieros relacionados con la infracción. Creemos que es un paso positivo y que tales esfuerzos pueden tener un impacto significativo en la reducción de la piratería”. La verdad es que sin los ingresos que supone la publicidad, muchas de estas páginas web se verán obligadas a cerrar sin necesidad que intervenga la justicia

De momento esta normativa solo se aplicara en los Estados Unidos, lo que le ha dejado un sabor agridulce a los titulares de derechos de autor, pero con esperanzas de que pronto se traslade al resto del mundo.

Las presiones de las entidades de propiedad intelectual sobre las grandes compañias de internet, no consiguen exactamente lo que solicitan, como fue la negativa de Google a eliminar las entradas de su buscador de las paginas web de descarga de contenido fraudulento, pero si consiguen avances en su lucha contra la pirateria y la falsificacion. Grandes empresas de Internet como son Google, Yahoo!, Microsoft, AOL o Condé Nast, entre otras, se han unido para dar un duro golpe a este tipo de paginas.

Las paginas de descargas ilegales son gratuitas para los usuarios, siendo su unica fuente de ingresos la publicidad en la mayoria de los casos, por ejemplo gracias a Google Ads , pues bien, esta fuente de ingresos se va acabar. Estas grandes compañias de internet se han unido voluntariamente a la normativa elaborada por la IAB, la mayor asociación de publicidad del mundo, por la cual se comprometen a retirar la publicidad que aparecen en las webs que se distribuye software pirata, descargas ilegales, material de falsificado o drogas.

Los firmantes romperán el acuerdo publicitario cuando haya una denuncia contra la web y una investigación interna compruebe que efectivamente ese sitio distribuye material ilegalmente.

Este compromiso a sido muy bien acogido por el gobierno de los EE.UU, en el blog de la Casa Blanca se podia leer: “La noticia de hoy es un buen ejemplo de cómo el sector público y privado pueden trabajar para combatir la piratería y la falsificación, mientras que se sigue promoviendo la innovación para la protección de un Internet abierto”. “Apoyamos la iniciativa de las empresas de establecer unos estándares para combatir la piratería en Internet y la falsificación mediante la reducción de los incentivos financieros relacionados con la infracción. Creemos que es un paso positivo y que tales esfuerzos pueden tener un impacto significativo en la reducción de la piratería”. La verdad es que sin los ingresos que supone la publicidad, muchas de estas paginas web se veran obligadas a cerrar sin necesidad que intervenga la justicia

De momento esta normativa solo se aplicara en los Estados Unidos, lo que le ha dejado un sabor agridulce a los titulares de derechos de autor, pero con esperanzas de que pronto se traslade al resto del mundo.