Seguridad-Informática

Los usuarios de iPhone dejaran de ser la excepción. La empresa de mensajería instantánea WhatsApp va a comenzar a cobrar un dólar al año en los aparatos Apple tras el primer año del uso gratuito de la aplicación. Con esta medida, el sistema de pago se igualará al resto de plataformas: Android, Blackberry y Windows 8.

Al año debes de ingresar un dólar a WhatsApp, que ya ha superado a Twitter por número de usuarios, con más de 200 millones mensuales. Whatsapp no admite publicidad, algo que los usuarios agradecen mucho.

Como ayer comentamos, WhatsApp se actualizó para iPhone, y hasta ayer mismo los usuarios de los iPhones solo pagaban una vez en la vida cuando se descargaban la aplicación. Pero sus fundadores aseguraron que un dólar es suficiente para mantener su empresa de 40 empleados.

El éxito de WhatsApp no es global, la gran mayoría de usuarios son de Europa, ya que en Norteamérica, siguen prefiriendo servicios como Skype o Facebook. En otros países como en Brasil su alcance a usuarios es de 40%, en China baja al 20% y en Estados Unidos al 10%

Como comentan los fundadores de WhatsApp tienen 40 empleados, estos mismos mantienen en pie una maquinaria para que cada día la gente envíe 10.000 millones de mensajes y reciba 17.000 millones. Al parecer han descartado adaptar la aplicación al naciente sistema Firefox.

En la última actualización, una novedad como ya hemos recordado es la del pago, pero hay algunas mas. Ahora han añadido la posibilidad de adjuntar varias fotos en el mismo mensaje, y lo más importante, se guarda el historial de chats en iCloud. Así si perdemos el móvil o lo renovamos, se mantienen las conversaciones. En el caso de Android, se puede almacenar en la tarjeta de memoria.

El éxito que ha tenido WhatsApp ha tenido un gran impacto negativo en el negocio de las operadoras, al caer sus ingresos notablemente, por los envíos de SMS, ya que sus abonados se han pasado a WhatsApp.

Por último recordar que dicha aplicación es integrarse en otras. Para ello, han abierto parte de su código para que los desarrolladores puedan integrarlo en sus programas.