Seguridad-Informática

Técnica de extorsión, chantaje y las peticiones de rescate, son las últimas técnicas adaptadas de los cibercriminales, utilizando, entre otros métodos, el Ransomware. Dicho malware alerta al usuario sobre un “secuestro” de su ordenador por el que piden un rescate. Aunque los usuarios de los ordenadores secuestrados paguen la cantidad indicada, el ordenador sigue quedando inactivo.

Kaspersky Lab, empresa dedicada a soluciones de seguridad, ha calificado a Ransomware  como un tipo de software malicioso que usan los ciberdelincuentes para extorsionar y obtener dinero de sus víctimas, tras cifrado de disco duro y bloqueo del acceso al ordenador. Normalmente, el Ransomware se instalaba a través de una vulnerabilidad del equipo, al haber abierto el usuario un e-mail de “phishing” o haya visitado una web maliciosa creada por el “hacker”.

Una vez instalado el programa, lo primero que hace es cifrar el disco de la víctima, y a continuación bloquea el acceso al sistema y le el mensaje de rescate, reclamando una cantidad de dinero para descifrar los archivos y recuperar el ordenador. Una vez pagado sigue manteniendo secuestrado el equipo de la víctima, y no podrá ser recuperado el acceso al ordenador, es un timo.

Cada vez es más popular este tipo de malware. Para evitar que se infecte el quipo con un programa de Ransomware es necesario instalar una solución de seguridad informática que identifique vulnerabilidades.